Breve radiografía de Marruecos

Marruecos es uno de los países que ofrece más oportunidades de negocio a las empresas internacionales. La agricultura, el turismo y la industria aeroespacial son algunos de los sectores que despiertan mayor interés.

Por su posición geográfica, Marruecos es un país estratégico para el comercio y la inversión entre Europa y África, y entre América del Norte y el medio Oriente.

De hecho, el país africano brilla con luz propia y es uno de los mercados con mejores perspectivas de crecimiento para el 2019.

Marruecos mantiene el PIB continuamente al alza

Las perspectivas económicas confirman que el país alauí está mejorando año tras año. Por lo que respecta a 2019, se prevé que el crecimiento del PIB se acelere hasta el 3,3%.

Este aumento será posible gracias a un repunte cíclico en la producción agrícola, así como a un mayor crecimiento no agrícola. Además, la situación política también es relativamente estable y se espera que permanezca así en los próximos años.

Por si fuera poco, el sector financiero marroquí es realmente competitivo y ofrece una amplia gama de opciones de financiamiento para los inversores extranjeros.

¿Cuáles son los sectores clave en Marruecos?

Los sectores clave de la economía marroquí incluyen la agricultura, el turismo, la industria aeroespacial, la automoción, los fosfatos, los textiles y los componentes eléctricos. También de creciente importancia para la economía son los sectores modernos, particularmente el turismo y las telecomunicaciones

Ciertamente, Marruecos ha capitalizado su proximidad a Europa y los costos laborales relativamente bajos para trabajar en la construcción de una economía diversa, abierta y orientada hacia el mercado.

Exportaciones e importaciones de Marruecos

Los bajos costos laborales y la proximidad a Europa han ayudado a Marruecos a construir una economía diversificada y orientada hacia el mercado de las exportaciones e importaciones.

Asimismo, las principales exportaciones de Marruecos son prendas de vestir y textiles, componentes eléctricos, productos químicos inorgánicos, transistores, minerales en bruto, fertilizantes (incluidos los fosfatos), productos derivados del petróleo, frutas cítricas, verduras, pescado y automóviles.

En cuanto a las importaciones, destacan el petróleo crudo, los tejidos, los equipos de telecomunicaciones, el trigo, los transistores, los plásticos, el gas y la electricidad.

Entre otras medidas para favorecer el comercio internacional, Marruecos ha aumentado la inversión en su infraestructura portuaria, su red de transporte y las competencias a nivel industrial para posicionarse como un centro y corredor de negocios en toda África.